El tratamiento consiste en una impregnación de sustancias biodegradables a altas temperaturas, como por ejemplo caña de azucar, que solidifican dentro de la madera y trasforman permanentemente su estructura celular.